Las empresas privadas (propiedad de unos cuantos) están descuartizando a zarpazos, con el beneplácito y la inestimable ayuda de nuestros gobernantes, a las empresas públicas (propiedad de todos). Al igual que los bancos han conseguido rematar a las Cajas de Ahorros y Rurales para quedarse sin competencia con todo el negocio crediticio. Ahora tienen en su punto de mira la sanidad y la educación. Un bocado demasiado apetitoso como para dejarlo pasar.

La forma más rentable para apropiarse de cualquier bien es de sobras conocido: consiste en desacreditarlo y deteriorarlo lo máximo posible para a la postre adueñarse de él a precio de saldo. Mientras esto ocurre, la mayoría de ciudadanos deciden seguir siendo sordos y ciegos (que es lo más cómodo) olvidando que más pronto que tarde llegará el día que cuando quieran despertar se quedarán sin habla y pasarán del silencio al llanto. Podemos intentar acabar con el expolio de lo público, pero para ello no debemos perder más tiempo, cada día que pasa estamos más hundidos en el fango y a este paso no tardaremos en hallarnos enterrados en él, para acabar, como suele pasar en estos casos, matándonos los unos a los otros, mientras los de arriba ven la corrida desde la barrera.

Cuanto peor funcione la sanidad y la educación públicas más dinero ganará la privada y en esas están. Lo que esconden todos estos recortes no es más que un acoso y derribo de la sanidad y la educación pública. La educación siempre debe ser apoyada, pero resulta sarcástico que tal y como están las cosas se siga subvencionando a la enseñanza privada, mientras se desvalija la pública; si es privada que sea ella misma la que se financie. ¿Es lógico restar a los que menos recursos tienen para dárselos a aquellos que tienen posibilidades de pagar un colegio o una sanidad privada? No debemos olvidar que cuando tienen beneficios no los reparten entre las entidades públicas.

Al final conseguiremos que España se convierta, en poco tiempo, en un país productor de mano de obra barata, de las pocas cosas que podremos exportar; y como suele ocurrir con la inmigración, primero se marcharán los más preparados, con lo cual nuestro crecimiento seguirá precipitándose al pozo de lágrimas donde van a parar las pescadillas que se comen la cola. Todo esto vendrá estupendamente a los que manejan el cotarro, pues bien sabido es que cuanto más inculto es un pueblo mas fácil es  de manipular y explotar.

¿Qué más nos deben hacer para que reaccionemos?

Están desmantelando el estado del bienestar y no tardarán en obligarnos a pagar por unos derechos básicos y fundamentales como bien alardea nuestra Constitución (pero claro, la Constitución también dice que tenemos derecho a una vivienda digna, cuando en realidad a lo único que tenemos derecho es a un desahucio indigno).

El estado del Bienestar según Forges

En Castilla La Mancha, como en el resto de España, se ha invertido muchísimo dinero, no sólo en instalaciones, para crear una universidad que hemos pagado entre todos, y  la cual lleva camino de acabar privatizada; vendiéndose a precio de ganga a los amigos de los que se han encargado de quebrarla; para colmo, seguramente el estado, entre otras cosas, les dará dinero y les concederá beneficios fiscales para que puedan adquirirla con más facilidad y consigan obtener beneficios lo antes posible. ¡Es el colmo! Un vergonzoso despropósito que con el dinero de todos se hagan grandes cosas para terminar regalándoselas a los de siempre; un negocio redondo, sin tener que dar explicaciones. El próximo ejemplo será el AVE, miles de millones gastados para que luego venga una empresa privada y lo compre por un valor infinitamente inferior al real. Pero, como no acabamos de aprender la lección, nos la siguen metiendo una y otra vez. Y lo más increíble de todo es que haya gente que siga creyendo en sus discursos o pensando que es lo que nos merecemos, para acabar dando las gracias por ello. Es como si después de intimidarte, robarte y apalearte acabas agradeciendo al delincuente todo lo que está haciendo por ti.

El servidor público que no sepa o no este en condiciones de luchar por una sanidad y educación pública de calidad debería tener la honestidad de dejar su puesto, si demuestra incapacidad e impotencia para resolver los problemas que se le plantean. Nos dicen que hay que recortar el elevado gasto que hay en sanidad y educación, pero antes deberíamos saber, a esas alturas, que tanto la sanidad y la educación no son un gasto, es una inversión que debe incrementarse aun más en tiempos difíciles. Sus frutos tardan en llegar, pero servirán para llenar bien  la despensa cuando lleguen las vacas esqueléticas.

Nuestro nivel cultural ya está a ras de suelo, de otra manera no se entiende que los ciudadanos sigan votando a los corruptos o a los políticos que nos mienten, ante nuestras narices, sin inmutarnos. Espero que podamos despertar antes de que el agua nos llegue al cuello, ya que de lo contrario los supervivientes están abocados a la sumisión y a la miseria absoluta.

Cuanto más tardemos en parar esto más dura será la caída y raro será que tras la rehabilitación, si lo conseguimos, las secuelas nos dejen, con educación y salud, levantar la cabeza.

Este postre, indicado para saciar a los invitados más tragaldabas, es de fácil preparación, ya que se utilizan únicamente tres ingredientes. Muy indicado para estómagos delicaos y gente alicaída. Por su alto contenido en omega-3 y rolex-7, es aconsejable para aquellas personas que padecen de estreñimiento, ya que irán al baño con una regularidad que te cagas, vamos como un Longines.

Ingredientes:
Un rulo medianico.
 Azúcar moreno o castaño, según el tinte.
Agua, preferentemente de la fuente de La Santa.

Preparación:
Se coge el rulo con cuidado y se corta, a ser posible con la radial, en rulanchas de poco menos de un dedo de grosor. El polvo que sale al ir rulancheándolo se puede guardar, para su presentación, esparciéndolo por encima como si fuera azúcar glasé, lo cual no añadirá dulzor y si colorido al postre.

Las rulanchas se dejaran macerar en almíbar durante un mes, semana arriba semana abajo, en un cuévano hermosico de goma. No se recomiendan los de pleita, pues acaban exudando y perdiendo líquido, pudiendo quedar las rulanchas rustrisecas, siendo su resultado menos ligero y más empalagoso.

Pasado un mes, se hace la cata para ver si están esponjosas, con precaución,  no sea la tentación de que aún estén una miaja duras y se nos esportille una muela. Si no están tiernecicas se dejan otro mes más y transcurrido este tiempo se vuelven a catar. Se repetirá esta acción con regularidad para asegurarse de que no queden muy blandengues, ni pastosas.
El sobrante se puede guardar dentro de una gaveta tapada con una estera de esparto, en un lugar oscuro y húmedo, como por ejemplo un trullo. Debe orearse una miaja de vez en cuando con el fin de que no se queden enorecías, ya que luego puede sacar gusto a rancio, no deseado.

Nota de prensa de la Plataforma por la Defensa de las Cajas Rurales Locales de Villamalea, Casas Ibáñez y Mota del Cuervo (11-6-2012).

Las asambleas de estas 3 entidades han rechazado contundentemente la integración con Caja Rural de Castilla-La Mancha.

En las asambleas celebradas ayer domingo día 10 de junio, los/as socios/as manifestaron su firme oposición al contrato de integración con Caja Rural de Castilla-La Mancha que habían presentado los tres consejos rectores de estas entidades. En las tres entidades los votos negativos han superado a los que han apostado por apoyar la propuesta de integración. Los votos se han repartido de la siguiente forma. En Mota del Cuervo (Cuenca) el resultado fue de 861 NO y 203 SI (80% y 20% respectivamente). En Villamalea (Albacete) fueron 256 noes (56%) y 226 sies (44%). En la asamblea de Casas Ibáñez (Albacete) han sido 190 votos para el NO (61%) y 124 votos para el SI (39%). En cualquier caso para salir adelante esta propuesta tendría que haber obtenido una mayoría cualificada de 2/3 de los votos en cada una de las tres entidades.

“El trabajo de información, difusión y debate de ideas que se ha desarrollado desde la Plataforma ha permitido que los/as socios/as de nuestras entidades hayan podido escuchar diferentes puntos de vista y decidir en consecuencia. Los resultados invitan a seguir trabajando por nuestra tierra y nuestra gente, a través de cooperativas de crédito locales que tienen más de 50 años de vida. Adaptándonos a los nuevos tiempos, pero siempre desde soluciones locales, implicando a la masa social y al resto de la gente de nuestros pueblos”, han señalado los portavoces de la Plataforma, que está constituida por socios de las tres cajas rurales locales.

“Los argumentos negativos, catastrofistas y del miedo deben dejar paso a un futuro de esperanza, porque podemos y debemos construirlo entre todos/as, respetando la pluralidad y confiando en nuestra gente, avanzando en la cooperación entre iguales, con el mismo espíritu con que nuestros/as abuelos/as iniciaron esta aventura en tiempos mucho más difíciles que los que nos toca vivir ahora”, expresaron desde la Plataforma en Defensa de las Cajas Rurales Locales.

Por último constataron esperanzados que “la perfecta colaboración a través de la Plataforma entre socios de las tres entidades locales de la región puede ser la base de un estrechamiento de vínculos y la búsqueda de un futuro común a través de diferentes convenios de colaboración que, respetando el compromiso y la autonomía de cada una con su tierra, genere buenas sinergias y permita seguir prestando servicios financiero eficientes y de calidad”.

Artículo relacionado en el blog de Gregorio López Sanz:
Defendiendo nuestras Cajas Rurales Locales: Lo primero, las formas (I)