Los países del mundo se han reunido para tratar el cambio climático, y tras muchas conversaciones y propuestas, por fin han llegado las primeras conclusiones:

1- Es más importante salvar a la banca que el clima.
2- Es más fácil organizar una guerra que intentar atenuar el cambio climático.

En fin una vez más el asunto del clima tendrá que esperar, parece que hasta que no nos llegue el agua al cuello no empezaremos a nadar, lo malo de todo esto es que hay muchos países que no saben o no pueden nadar; y paradójicamente solo los más contaminantes tienen suficiente dinero para comprar chalecos salvavidas, pero eso es como intentar detener una hemorragia con una tirita, sólo les servirá para ser los últimos en ahogarse. Confío que, más bien antes que tarde, los políticos  se pongan el mono de trabajo y se conviertan en dirigentes, tal y como les pedía Greenpeace:

“Los políticos hablan,  los líderes actúan”

Por aquí llevamos un invierno de los de antes, con frío y sobre todo nieve, esperemos que el dicho “Año de nieves, año de bienes” se cumpla y gocemos esta primavera de una de las más floridas de las que se recuerden, los acuíferos sacien su sed y las fuentes muertas vuelvan a brotar.

Deja tu comentario

E-