Así comenzó hace unas semanas PABLO CARBONELL su actuación en la Casa de la Cultura José Saramago de Albacete, donde fue desgranando un buen puñado de canciones, unas nuevas y otras no tanto, pero todas llenas de letras ingeniosas y sazonadas con un agudo sentido del humor.

Una actuación muy recomendable, donde pese a tocar acompañado únicamente de un bajo y una batería se atrevió hasta con el cancionero de Pink Floyd, también contó con la ayuda del coro de carcajadas del público, especialmente a la hora de presentar los temas, como fue con la introducción de “Que agustito pa mis orejas”. Simplemente genial.

Al final de la actuación tuvimos la suerte de hablar un rato con él, y nos firmó un autógrafo para El Bienhablao.

Lo dicho, todo aquel que tenga la oportunidad de verlo, que no dude en hacerlo, no se arrepentirá y saldrá del concierto con una sonrisa y la sensación de haber espantado, por unos momentos, todo aquello que nos amarga y no nos deja soñar despiertos.

Deja tu comentario

E-