Con los primeros fríos uno tiene que hacer inventario e ir preparándose para el invierno; comprobar las existencias de la despensa y apuntar sus faltas. Los más precavidos seguro que la tienen bien surtida, los demás nos tendremos que conformar con las reservas que hemos cogido este verano y conservado en forma de michelines, para tenerlas a mano, por si hicieran falta, pero la mayoría de las veces vamos tan sobrados que se quedan con nosotros para siempre. Una buena despensa es la mejor inversión que se puede hacer en estos momentos de crisis, con la despensa llena, ya puede nevar…

Hemos superado las 18.000 visitas, las cuales han visto mas de 59.000 páginas, y el 80% de dichas visitas son únicas. Estamos ya alrededor de las doscientas visitas diarias.

En este mes hay que hacer mención especial a MARIANO por sus agudos comentarios y sus sabios apuntes que enriquecen, completan y sacan lustre a EL BIENHABLAO, a CÉSAR por sus constantes aportaciones, a JUAN FRAN NÚÑEZ PARREÑO que desde Villamalea nos ha basculao un buen número de palabras, y a JOSÉ LUIS DELICADO que desde Mallorca nos envía sus comentarios, recuerdos y muchas palabras de EL SALOBRAL las cuales está poniendo bien hermoso el WIKIAHABLAO. Nos ha mandado el siguiente chascarrillo de su Salobral querido:

“Aquí os paso un chascarrillo de aquellos tiempos del hambre, que me cuenta el “PUSCAS” un vecino de mi barrio en Palma, y que por ser de el mismo Salobral, conocía a mi familia:”

Estaban el “MARZO” y el “BATANA” en la güerta de “PACHUTE” para la siega. A medio día con un caloruzo de miedo, dieron de mano pa comer debajo de un nogal junto a la noria.Pachute tenía colgada de una cuerda, dentro de la noria, una garrafa de ocho litros de vino pa que estuviera fresco, y cuando llegó pa echar un bocao, se encontró con que la garrafa ya estaba vacía.
Pachute va y les dice:

“Paece si, sus habéis cascao media arroba de vino, pero mañana no vais a pasar sed”.

Al día siguiente, Pachute llenó otra vez la garrafa, pero la dejó en medio la güerta al sol, pa que no les tentara tanto.
Asinas llego la hora de comer, con que se volvió a encontrar la garrafa vacía en medio la güerta, y cuando llegó a la fresca del nogal, se encontró con el “Marzo” diciéndole al “Batana”:

“Sabes qué te digo chico? … Que si güeno mestaba frío … Caliente mastao mejor”

Deja tu comentario

E-